Crianza, Cuarentena y Redes de Apoyo - Espacio Pudú Work & family
96
post-template-default,single,single-post,postid-96,single-format-standard,bridge-core-2.1.8,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-20.5.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Crianza, Cuarentena y Redes de Apoyo

Crianza, Cuarentena y Redes de Apoyo

Quienes hemos sido madres (o padres) hace poco, sabemos la tremenda importancia que tienen en nuestras vidas nuestras redes de apoyo. Amigas que también están criando, nuestras hermanas o hermanos, nuestras suegras y cuñadas y en particular nuestras madres.

Como versa el proverbio africano “para criar a un niño hace falta una tribu entera” y así es. Criar y cuidar a otro ser humano es una tarea hermosa pero agotadora, que ninguna mujer debería realizar en soledad.

De acuerdo a lo planteado por el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, contar con una red de apoyo, permite a la madre descomprimir y regular su mundo emocional (que es a la vez, el mundo emocional del bebé), mantener su capacidad de responder sensiblemente a las necesidades de su hija o hijo y mantener un buen auto concepto emocional (lo cual es clave para prevenir la incidencia de patologías afectivas como la depresión postparto o los trastornos de ansiedad puerperales, así como también los trastornos del vínculo).

En mi experiencia, ser mamá me ha permitido acercarme muchísimo a mi propia madre. “Otra cosa es con guitarra” dice el dicho popular y vaya que así es. Vivir en carne propia los desafíos y el día a día con un hijo me han ayudado a mirar con otros ojos a mi madre. Ojos benevolentes, ojos de agradecimiento y ojos de admiración. Verla interactuar con mi bebé es hermoso y ayuda a reparar cualquier dificultad que hayamos tenido en el pasado. Es mi principal apoyo en el cuidado de Diego y es en quien más confío para que esté con él cuando yo o su papá no estamos.

Diego se entretiene, ríe a carcajadas, disfruta y se sabe un bebé amado cuando está con su abuela. Yo admiro el nivel de energía que ella tiene cuando está con él, es como si se quitara treinta años de encima, jugando a su altura, entendiendo perfectamente su lenguaje y proponiéndole divertidas actividades cuando yo en realidad parezco un zombie. Cuando está mi mamá presente puedo ir al baño con tranquilidad, tomarme un té caliente o descansar unos minutos de mi rol materno (entre varias otras cosas que son muy difíciles de realizar cuando estoy sola con él).

Confío en que aunque nuestros estilos de crianza son distintos y a veces ella permite que mi hijo haga cosas que a mí no me gustan (“las madres crían, las abuelas malcrían” dicen por ahí) ella hará todo lo posible porque él esté bien. Respeto su criterio, agradezco su entrega y confío en su experiencia.

Y ahora, en estos días de confinamiento, donde ya han pasado más de dos semanas en que no hemos podido visitarnos, sólo siento que ¡me hace tanta falta mi madre! Cuando el cansancio, las hormonas y la incertidumbre me ganan, he llegado a decirle que si se acaba el mundo sólo quisiera poder volver a estar con ella.

Estar encerrados en casa con un hijo pequeño no es tarea fácil. Estos días lo reafirman y nos ponen constantemente a prueba.

Por eso ¡Hagámosle saber a nuestros seres queridos cuánto los queremos y extrañamos! Aprovechemos que contamos con dispositivos virtuales para mantener la comunicación y fortalecer el vínculo entre nuestros hijos y nuestras redes de apoyo (Diego se divierte haciendo videollamadas a su abuela), utilicemos este tiempo en casa para comunicarnos con esa persona de la cual hace tiempo no tenemos noticias. Hagámosle saber a quienes tienen hijas o hijos pequeños que no están solos y que ojalá muy pronto ¡Volveremos a abrazarnos!

María José Pucheu es fundadora de Espacio Pudú Work & Family. Madre de Diego, de un año. Psicóloga de la Pontificia Universidad Católica de Chile y se encuentra en proceso de formación en el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal.

Si necesitas apoyo durante este periodo o en tu proceso de crianza, puedes escribir a contacto@espaciopudu.cl y programar una sesión de acompañamiento virtual (sin costo).

No hay comentarios

Escribe un comentario

Abrir chat
¿Tiene una consulta?
Powered by